NUEVA YORK — Alex Rodriguez miró el premio que acababa de recibir de parte de la nieta de Babe Ruth con grandes ojos y quijada desencajada. Era como si no creyera que era suyo el premio.

“JMV de la Postemporada. Wow,” dijo Rodriguez el sábado en la noche. Luego de la pausa para el drama, añadió, “Qué es lo próximo, ¿el premio al buen muchacho?”.

Rodríguez
Hace menos de un año, era difícil decidir que era más absurdo que se ganara la atribulada estrella del béisbol.AP

Rodriguez completó una tumultuosa temporada que comenzó con una confesión de uso de esteroides en el pasado y luego su cirugía de cadera que lo mantuvo inactivo hasta mayo al ser seleccionado como el ganador del Premio Babe Ruth como el JMV de la postemporada del Capítulo de Nueva York de la Asociación de Escritores de Béisbol de EEUU.

A-Rod recibió el trofeo en la 87ª cena anual de los escritores de béisbol de EEUU el sábado en la noche.

Rodriguez usó su tiempo lejos del equipo para rehabilitar su cadera y como un periodo de reflexión personal. Volvió a la novena con un mantra: simplificar las cosas.

Y luego de decirle a los fanáticos que “se apegaría al libreto del 2009 al mantener su discurso bien corto,” se ahogó por la emoción, tomó una larga pausa  echó una risa nerviosa  y luego miró al podio para sonreir de manera extraña.

Contrario a la larga pausa que tomó durante su conferencia de prensa sobre esteroides, esta fue rota cuando uno de los asistentes  la cena estaba repleta de fanáticos de los Yankees  le gritó, “¡Eres el mejor, A-Rod!”

Rodriguez bateó .365 con seis jonrones y 18 RBIs en 15 juegos en la postemporada, dejando atrás su reputación de fallar en juegos importantes  se había ido de 59-8 en la postemporada desde el 2004 antes de explotar en el 2009 para llevar a los Mulos a su 27º título de Serie Mundial.

Rodriguez agradeció a los fanáticos por ser pacientes con él luego de ayudarl a los Yankees a ganar su primer campeonato desde el 2000. Fue su primer viaje a la Serie Mundial en sus 16 temporadas en las Mayores. Llegó a los Yankees en el 2004.

El tres veces ganador del JMV de la Liga Americana estaba muy contento por este premio.

“He venido a estas cenas en par de ocasiones anteriores a recibir esos premios de JMV, y de esos galardones estoy bien orgulloso,” dijo. “Pero ninguno de esos logros se compara con el sentimiento que uno recibe al ser parte de un equipo que gana un campeonato de Serie Mundial. Igual que Albert [Pujols] dijo: no hay nada como ganar un campeonato.”

Pujols estuvo presente en dicha cena para recoger su premio de JMV de la Liga Nacional. Joe Mauer de Minnesota recogió el suyo como JMV de la Americana, y el premio Sid Mercer-Dick Young como Jugador del Año.

Durante su rutina, el comediante y escritor Bill Scheft le dijo a Mauer, que será agente libre luego de la temporada 2010, que todos los aeropuertos de Nueva York estaban cerrados y que tendría que quedarse en la ciudad hasta el 2015.

El padre de Mauer, Jake Mauer, quien compró su primera etiqueta para este evento, dijo que su familia no va a presionar a Joe para que se quede en Minnesota.

“Dondequiera que él esté feliz, nosotros estaremos felices,” dijo Jake Mauer.

Entre los presentes estuvieron los managers del año en las Mayores, Mike Scioscia de los Angelinos y Jim Tracy de los Rockies.

Scioscia le dedicó el premio al fallecido lanzador de los Angelinos Nick Adenhart, quien con 22 años, murió en un accidente de auto el pasado 9 de abril.

El ex antesalista de los Yankees Aaron Boone recibió una de las ovaciones más grandes de la noche al ser premiado con el galardón Tienes que Tener Corazón Arthur y Milton Richman. Boone fue sometido a una cirugía de corazón abierto, y pudo volver a juego con los Astros de Houston en septiembre.

El jardinero derecho de los Mets Jeff Francoeur ganó el premio Ben Epstein-Dan Castellano del Buen Tipo, y su compañero Carlos Beltrán se llevó el premio Joan Payson por servicio comunitario. Beltrán no estuvo presente en la actividad por su cirugía de rodilla la semana pasada.AP

Anuncios