Puerto Príncipe, 17 ene (EFE).- El presidente de Haití, René
Preval, cifró hoy en 3.000 el número de presos huidos de la cárcel
de Puerto Príncipe tras el terremoto del pasado martes y dijo que,
además, 2.000 policías figuran entre las víctimas.

Préval hizo estas manifestaciones en una conferencia de prensa en
la que compareció junto a la vicepresidenta española, Teresa
Fernández de la Vega, con quien se reunió para tratar de la
coordinación de la ayuda internacional, en particular la europea,
por la catástrofe.

    El presidente haitiano explicó que 3.500 militares de los
Estados Unidos esperan en un portaviones fondeado en la costa
autorización para acceder al país y prestar apoyo a la Policía y a
la Misión de Naciones Unidas para la Estabilización de Haití
(MINUSTAH), sumándose a los 1.500 ya desplegados.

 El mandatario, quien comparó lo ocurrido a un “bombardeo” que
hubiera arrasado la ciudad, subrayó la “extrema gravedad” de la
catástrofe, algo que es necesario que la gente comprenda, ya que “es
la primera vez que sufrimos una tragedia de estas características,
dijo.

Préval agradeció el apoyo de España, que hoy anunció el envío de
un buque anfibio medicalizado con ayuda humanitaria y una donación
de hasta cinco millones de euros para servicios esenciales, así como
la ayuda de la comunidad internacional, y abogó por lograr una buena
coordinación para paliar los efectos de la catástrofe.

La vicepresidenta española, Teresa Fernández de la Vega, quien
aseguró que España “no le va a fallar al pueblo haitiano”, recordó
que el país caribeño ha sido objeto de ayuda en circunstancias
difíciles en ocasiones anteriores, algo que no va a cambiar en esta
ocasión, expresó.

Anuncios