En el emirato últimamente se han construido grandes rascacielos (entre los que se encuentra el Burj Dubai), y se ha convertido en una puerta muy importante para Occidente constituyéndose en un centro financiero de envergadura mundial en una zona que no contaba con semejante infraestructura, estratégicamente localizada entre las capitales financieras de Londres y Singapur. Además, se celebran bastantes convenciones y conferencias internacionales, y una de sus grandes fuentes de ingresos es el turismo, especialmente el de lujo. Dentro de los grandes proyectos de urbanización y de turismo, así como de vivienda de lujo, se encuentran las Islas Palm, con tres diferentes ambientes; en Palma Jumeirah, que es el primero de los proyectos; en Palma Jebel Ali, que es el segundo (50% más grande) y Palma Deira, tres veces mayor que el primero. Asimismo, circundando la palmera Jebel Ali se encuentra el desarrollo del Waterfront que con su forma de media luna abarca todo el lado izquierdo de la segunda palmera y el territorio costero occidental a ésta, sirviendo de puerto de entrada al Arabian Canal que consiste en una red de canales que conectarán a desarrollos interiores en pleno desierto replicando el éxito del antiguo Creek. Otro mega-projecto es The World, compuesto por 300 islas artificiales de arena, que serán ocupadas por residencias, centros comerciales y por hoteles de cinco estrellas.

Además, en Dubái se realiza cada año la Dubai World Cup, la competición internacional de carreras de caballos que reparte los mayores premios en el mundo.
Dubái es gobernado por Su Majestad el Sheikh (emir) Mohammed bin Rashid Al Maktoum. El soberano es además Vicepresidente y Primer Ministro de los EAU y gobernador de Dubái. Está casado con la Princesa Haya bint Al-Hussein, hija del rey Hussein de Jordania y hermana del actual rey de Jordania Adbullah II.
Anuncios