Dubai ha inaugurado el rascacielos más alto del mundo con una espectacular ceremonia, en una apuesta por olvidar su deuda. Ahora cabe preguntarse si han alcanzado la cima con este rascacielos o si se trata de su último logro.Dubai abrió el lunes las puertas de esta torre de mil 500 millones de dólares.La estructura mide 828 metros y tiene 200 pisos. Supera al que era hasta ahora el edificio ocupado más alto del mundo, el Taipei 101 de la Región de Taiwán, en China, por más de 300 metros.Propiedades Emaar, la constructora del rascacielos Burj Dubai, comenta que el edificio transmite un nuevo mensaje: “Esperanza para el futuro.”El promotor inmobiliario explica que el rascacielos está concebido como una “ciudad vertical” de apartamentos de lujo y oficinas.

La espectacular torre de vidrio y metal ha sido renombrada como “Burj Khalifa” por Abu Dhabi. El emirato, vecino de Dubai y rico por sus reservas de petróleo, acudió al rescate durante la crisis financiera. Abu Dhabi realizó una inyección de capital, directa e indirecta, de 25 mil millones de dólares.Sin embargo, no hay que olvidar la realidad. Se han perdido miles de trabajos y se han cancelado o retrasado proyectos por valor de miles de millones de dólares. Queda todavía por ver si la denominada “flor del desierto” es capaz de florecer con la gracilidad que esperan sus promotores.
Anuncios